jueves, 31 de mayo de 2012

Mujeres y Periodismo....

Hace tiempo salió la noticia de una reciente publicación firmada por Antonio Torres. Se trata de un libro titulado “Mujeres de palabra. Su tono ensayístico nos retrata la labor de medio centenar de mujeres periodistas. Curioso que sea un varón quien hable de estas mujeres. Curioso y tal vez necesario. Porque quizá sólo se valore la profesionalidad de las mujeres si es reconocida y analizada por un hombre. Injusto pero necesario.
No obstante, las mujeres son lo suficientemente listas como para percatarse de su propia valía. Torres, que es doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, ha querido rendir su tributo a mujeres que fueron auténticas pioneras en este país, como Carmen de Burgos. Cuando vemos a algunas mujeres o chicas que presentan informativos o hablan en radio no pensamos en lo que hubo detrás de ellas para que llegaran ahí. Es paradójico, porque, actualmente la mayoría de las mujeres periodistas aparecen en la cara más visual de los medios, mientras que Carmen tuvo que firmar con pseudónimos.
Fue difamada por críticos y escritores, quienes negaban su talento y la relegaban a simple amante de Ramón Gómez de la Serna. Y no es casualidad que fuera de las primeras feministas españolas. Lo que tienen las mujeres es que suelen creer más firmemente en un mundo mejor, como dice Torres: aportan sensibilidad al periodismo, aguantan más el dolor. Como aguantan por naturaleza el alumbramiento, tienen capacidad para aguantar otros dolores que la cultura y la historia les han adjudicado. Fue Kapuscinski quien afirmó haber visto mujeres orinar de pie y hombres hacerlo sentados en uno de sus muchos viajes por el extranjero.
Vemos que incluso hay veces que la mujer puede por naturaleza  hacer cosas que son propias del hombre. ¿Por qué no va a poder tener los mismos derechos a hacer y pensar libremente? Si el intelecto y sensibilidad son propias a hombres y mujeres, deberíamos hablar de personas, como hemos venido resaltando anteriormente. Fue este periodista polaco quién meditó sobre el trato de su profesión a las personas, habló de los 5 sentidos del periodista y resaltó la bondad necesaria para ejercer la profesión.
Vuelve a resultar irónico que aun siendo éstas las bases supuestas del periodismo, hayan sido las mujeres periodistas tan ninguneadas, abusadas e infravaloradas durante tanto tiempo. Cuando precisamente llevan siendo mayoría en este campo. No basta un número de mujeres, ni siquiera basta con unos méritos más que sabidos. Lo que se precisa es un replanteamiento de la igualdad, hablar de personas definitivamente. Pero las mujeres, por ser mujeres y más aún, periodistas, tampoco exigirán un mea culpa masculino. Es de su naturaleza aguantar mejor el dolor. Antes, ahora y siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario