viernes, 20 de julio de 2012

Indignados no sólo en Madrid...

Ayer, asistí a la manifestación contra los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy en Jaén organizada por los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CC.OO.

Sin embargo no sólo asistieron representantes y simpatizantes de esos sindicatos. También había representantes de otros sindicatos como CGT, representantes de partidos como: IU, ECUO y PCE. Aunque lo que me gustaría destacar es la presencia del grupo sindical de Comisiones Obreras de ferroviarios, protestando por los recortes y presiones a un sector que esta asfixiado y que sin duda es muy necesario. La cabeza visible de este grupo es Manuel Núñez Caballero (Manolo para los amigos), a quien desde aquí rindo un homenaje por su entrega, dedicación y completa lucha por los ideales que tiene. Me fascinó como organizó, movilizó y animó a la gente a participar y como, después de muchos años y supongo muchas decepciones, no parece rendirse.

En la cabeza del grupo, sosteniendo la pancarta que rezaba " FERROCARRIL PÚBLICO Y DE CALIDAD" condujo la marcha desde la Subdelegación de Gobierno hasta la Catedral. Un hombre que parecía llevar el peso del mundo en sus hombros, pero  no parecía importarle. Cree en lo que hace y hace aquello en lo que cree. Por todo esto mi sorpresa al conocerle, sin duda si hay que tener un modelo de conducta social, yo le propongo a él.

La manifestación tampoco me dejo indiferente. Realmente se palpaba la indignación de la gente, la "hartura" generalizada y el descontento. Pero sin duda lo que más llamó mi atención fue lo pacífica, cívica y sin disturbios que resulto ser. Pese a alguna detención aislada, no hubo incidentes. Casi no hubo presencia policial, algo a lo que no estoy acostumbrada siendo de Madrid que normalmente esta blindada por fuerzas del orden. Los datos que se manejan son de 30.000 personas según fuentes sindicales, no obstante la Subdelegación de Gobierno asegura que fueron 8.000 los asistentes. Sin duda creo que habrá un punto medio entre estos datos, siendo escéptica unos inflan los datos y otros los reducen.

La manifestación de ayer era la primera a la que iba y me dejó un buen sabor de boca, por el ambiente, la gente, el recorrido, las pancartas. Mereció la pena vivir la experiencia. Aunque me pareció rara la actitud de transeúntes que nos miraban como ajenos a la situación. Resultó extraño ver que mucha gente estaba sentada animándonos a hacerlo, pero sin mover un dedo en algo que a ellos también les afecta. También me llamo la atención como algunas personas lucían banderas republicanas, o con la cara del Che Guevara, etc,  un todo vale que me pareció no encajar en el contexto pero que resultaron ser motivaciones extra para llevar a cabo la protesta por el motivo principal: que eran los recortes.

En este momento difícil fue increíble ver la unión de tanta gente ajena entre sí, con una misma motivación y sentido al grito de " El Pueblo unido, jamás será vencido". Consigna en la que creen, y que parecía algo del pasado, puesto que nos habíamos vuelto cómodos, perezosos y pasotas en lo que a lucha social se refiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario