martes, 20 de noviembre de 2012

El chicle rosa pegado en la pared.

 
 
 
 
Así pasa el tiempo, impasible. Todos los dias en el mismo sitio.
Lo abandonaron ahí como la cosa inútil que es... todos los días el mismo chicle rosa, que va perdiendo color por el paso del tiempo.
Pero el chicle rosa de la pared tiene sentimientos, sentimientos de soledad y tristeza, que no entiende por que es sólo un chicle.
Su única meta en la vida es no caerse, aguantar...hasta que un día alguien decide limpiar la pared del chicle rosa y desaparece sin que nada le eche de menos.
Que ironía... siempre hay alguien que lo cambia todo.

5 comentarios:

  1. :) Siempre me gustó masticar chicle. Mil gracias por hacerme sentir así de bien.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que me ha pasado a mi, estaba con sentimientos de soledad y tristeza pero vino alguien que me cambio completamente... sigue escribiendo así de bien.

    ResponderEliminar
  3. Este chicle,es como la vida,siempre rutina,hasta que de repente algo cambia,y tu rutina ya no ese chicle,el sigue pegado en la pared,pero tu avanzas al final la vida no es tanta rutina

    ResponderEliminar
  4. un chicle rosa...os habéis parado a pensar lo complicado que es vuestro sistema nervioso?, ajá tenia que decirlo, ruego me disculpéis pero me hizo gracia. He de destacar la ironía de la existencia como tal, efímero, cual transeúnte más de una parte de la historia y que aunque pasa inadvertido tiene una gran transcendencia, pues deja huella (y nunca mejor dicho si se trata del pantalón de alguien) un efecto mariposa nostálgico y cercano. Muy bueno reix, me quito el sombrero seguiré pasándome para ver nuevas se cuecen por tu cabeza :)

    ResponderEliminar
  5. jajajaja nunca me había parado a comparar la vida con un chicle, pero lo cierto es que es una buena analogía, te vas pegando en varios sitios,a veces parece que de ahí no te despegas, en algunos dejas rastro, en otros pasas desapercibido, pero de una manera o de otra la vida no puede hacer otra cosa que avanzar ;)

    ResponderEliminar