domingo, 30 de octubre de 2016

Guerrillera



Rafael Santillana. Óleo sobre lienzo.



Me encontraste. 
Guerrillera siempre en guardia, con cicatrices 
y cosida a balazos.

Con la muerte en los ojos
y la vida en el cuerpo.
Curvilíneo como la carretera.

Y te gustó o te enamoraste.
Decidiste conquistar esta tierra baldía 
y hacer brotar vida de estos ojos, 
y de mi cuerpo hacer tu paraíso.


Rompiste mi trinchera,
besaste cada balazo
y bajé la guardia.

Nos bebimos el mundo a morro 
y te comí a besos.

Si me perdía en tus ojos, me encontraba en tus caderas.

Me cure de la guerra, del frío, del invierno, 
de la soledad de la trinchera.

Y me entregué al verano 
de tus brazos, de nuestra cama y a vivir despeinada.
Me deshice del fusil y colgué las botas.



1 comentario: