viernes, 30 de diciembre de 2016

Ella





Mujer en su baño enjabonándose la pierna. E. Degas, 1883. París


Ella se levanta con las luces violetas y naranjas
de la mañana. 

Su cuerpo destila son y ritmo. 
Elegancia y encanto, 
a pesar de estar recién levantada.

Ella espera a que el agua resbale por su cuerpo,
antes de salir de la ducha. 

Que sale de su cabello a sus hombros.
Que recorre su cuello,
llegando a su pecho, resbalando por su medalla de plata,
y baja hacia su vientre. 
Y algunas gotitas se atrincheran en su ombligo, 
para finalmente seguir su camino.

Caen en sus caderas y sus muslos,
hasta desembocar en sus pies. 

Y se colocará la toalla lentamente.
Y retirará el exceso de agua de su pelo.
Y se deshace de la tristeza, 
como quien tira la ropa sucia a la lavadora. 

Ella es especial. 
Es la calma después de la tempestad,
con su piel cálida y húmeda,
de aguacero tropical.

Y es apátrida. 
Por que no tiene más tierra ni bandera
que su cuerpo y su alma. 

2 comentarios:

  1. me encanta cariño se me han puesto los pelos de punta gracias por cada dia hacer tu trabajo ojala cariño y este año que empezamos tengas suerte en lo profesional un beso tu suegra fan una 1 o 2 lo que tu me quieras poner besitooooooooooooos

    ResponderEliminar
  2. Absolutamante MARAVILLOSO.Es sensual pero no picante.Es Amor pero no erotismo.O si?.Da igual,lo has vuelto a hacer,mi Periodista...ESCRIBIR COMO TE DA LA GANA.Fantástico,has hecho "un Poema pintura".Un Beso

    ResponderEliminar