domingo, 29 de enero de 2017

Tristeza



Con delicada amargura y sutil llanto,
lloró.
Lloró hasta romperse,
y se rompió en mil pedazos.

Descubrió que estaba vacía y hueca
por dentro.

Que le habían quitado todo,
las ilusiones y los sueños.

Que su alma estaba hecha trozos
y sus alas también rotas.

Que no podría volar.

Que sus pies sólo pisaban pedregal.
No quedaba nada del bosque verde y frondoso
que tantas veces había pisado.

Que sólo había piedras y cenizas.

Y con delicada amargura y sutil llanto
comprobó, también, que no echaba de menos el amor.
Ni creía en él.

2 comentarios:

  1. Raquel es un Poema el tuyo o al menos a mi me lo parece...un Poema adulto, recio no debaltura sí de contenido y rasgadura! Eres grande,Pequenita! Sientes de todo, porque de todo escribes.Sigue...

    ResponderEliminar